pinchito.es

Repaso de 2020 y propósitos para 2021

🎶 A mis cuarenta y pocos años, ya ves tú 🎶

Ulises Santana en conferencia, lápiz y tinta china sobre papel.
Ulises Santana en conferencia, lápiz y tinta china sobre papel.

En este inicio de año voy a hacer públicas algunas reflexiones, a ver si consigo que se publiquen en la página de objetivos de David Bonilla. Los nuevos propósitos los he indicado en negrita.

Repaso de 2020

Empezamos por un repaso del año 2020 y de los objetivos que me marqué. Además de las categorías habituales de éxito y fracaso añadiremos este año éxito pandémico y fracaso pandémico, para contar con las circunstancias impuestas por la pandemia de COVID-19.

Laboral

El primer objetivo era:

Buscar un trabajo sostenible para desarrollar mi carrera durante cinco o diez años.

Fracaso total y absoluto. En febrero encontré un trabajo en teoría estable, pero me duró… tres meses. No tengo libertad para divulgar las circunstancias exactas; baste decir que no fue buena elección por ninguna de las dos partes.

En abril me encontré sin trabajo, en medio de una pandemia mundial, y viviendo en el extranjero. Sé que mucha gente lo ha pasado muy mal y muchos habéis perdido a seres queridos, así que no voy a quejarme demasiado.

Tras quedarme en paro me apunté a todas las plataformas de freelancing que encontré: arc.dev, gun.io, malt.es, con escaso éxito: ninguna tenía un proyecto interesante en esos momentos. También lo intenté en Toptal. Tras pasar las fases más duras de su supuestamente durísimo proceso de selección me echaron atrás en el “Test Project”, donde en teoría cae menos de un 10% de los candidatos restantes. Pues bien, yo fui uno de esos pringados 😅. Volví a probar hace poco y de nuevo me tiraron para atrás. No puedo revelar ningún detalle de las pruebas, pero me da la impresión de que se valora más la ejecución mecánica que el buen hacer ingenieril. No puedo tampoco decir que me sorprenda. Os lo podéis tomar como mi “las uvas estaban verdes” particular.

Además lo intenté en otras empresas de USA: Amazon, el buscador DuckDuckGo, Automattic o Auth0. No hubo suerte en ninguna. Eso sí, me puse al día en algorítmica y preguntas de entrevista, que tampoco viene mal.

También me gustaría dar algún curso técnico.

Éxito: en junio di un curso de escalabilidad que ha sido bastante bien valorado, y en noviembre una segunda edición. Quitando una defección en masa de una empresa que no voy a nombrar, los alumnos y alumnas han terminado muy contentos. ¡También los profesores! Tanto yo como Alfredo López Moltó, el profesor asistente, hemos aprendido un montón.

Lo mejor, sin duda, ha sido el alumnado. He tenido la oportunidad de conocer algo mejor a dos remesas de grandes profesionales.

Comunidad

Este año me gustaría acercarme a ViennaJS para ver qué se cuece por allí.

Éxito pandémico: me pasé un par de veces y conocí a algunas personas de la comunidad, pero la pandemia paró la cosa.

Quiero seguir dando charlas ocasionales.

Éxito pandémico: este año he dado charlas en en madScalability, en Benidorm Tech, y en Madrid DevOps. Todas sobre análisis de incidencias, asunto que me interesa bastante y del que se habla poco todavía en España.

Después de preparar una presentación y varios artículos sobre “Bacterias: micromáquinas que dominan el universo” se canceló t3chfest 2020. Lo tengo todo en la recámara, ¡no os libraréis!

Y por supuesto me interesa seguir colaborando con cualquier organización que me necesite, empezando por Codemotion (si me quieren).

Fracaso: este año Codemotion dejó de quererme en su comité de programa. Sigo siendo presidente de Aprodeweb (Asociación para la promoción del desarrollo web), donde ayudo a organizar conferencias y otras actividades. Pero tampoco hemos podido montar nada este año.

Estoy muy interesado en subir el nivel de las charlas que dé.

Éxito pandémico: creo que las charlas de este año han salido relativamente bien, pero en remoto pierden gran parte de la gracia. También intenté hacer directos en Twitch, pero no terminaron de cuajar.

También pretendo colaborar con charlas de otra gente y aprovechar para aprender de ellos.

Fracaso pandémico: en t3chfest me rechazaron todas las charlas en colaboración, y no he presentado más realmente.

Personal

Mi propósito general es usar mucho menos el móvil.

Fracaso: me compré un Ulefone Armor 9 y estoy muy contento con él.

En el área más artística me gustaría perfeccionar varias áreas del dibujo como el trazo o la composición.

Éxito parcial: estoy bastante contento con las mejoras técnicas.

Espero poder repetir el portrait challenge, tanto este inicio de año como en verano.

Fracaso pandémico: a principio de año me dio perezón salir a la calle, y ya no he vuelto a hacerlo.

Tengo interés desde hace tiempo en empezar a publicar mis dibujos, por ejemplo en Instagram, aunque me da bastante reparo su política de uso.

Éxito relativo: en Instagram no he tenido demasiadas visitas, pero algún dibujo que he publicado en Twitter ha tenido buena acogida.

Por último tengo pendiente publicar el curso de dibujo en remoto de mi profesor Arturo, basado en los ejercicios que me envía.

Éxito: He publicado varios capítulos en vídeo del curso de pintura abstracta muy interesantes.

Resumen

Siete éxitos, tres de ellos pandémicos, y cinco fracasos, de los que dos pandémicos. ¡No está tan mal para 2020!, ¿no?

Objetivos para 2021

Es hora de mojarse y elucubrar sobre el año entrante. Visto lo visto voy a ponerme menos objetivos.

Laboral

Siguiendo con el tema del privilegio que tenemos en nuestro sector, por suerte no me han faltado ofertas de trabajo en empresas patrias. Estos últimos seis meses he estado trabajando con LeanMind en un proyecto para Alterna Online, y ha sido una experiencia magnífica. Mi mejor decisión del año ha sido reducir la jornada a 30 horas semanales: me ha permitido aumentar mi productividad por hora, concentrar mi actividad laboral y llevar una vida más cerca de mi familia. Pero una vez más mi carrera como freelancer no estaba destinada a durar demasiado.

Os anuncio en primicia que en enero empiezo a trabajar como CTO de Hivency, una empresa de marketing de influencers francesa. Aquí es donde entra el coro:

Pero, Pinchito, CTO de una empresa de influencers… ¿Es que no aprendes?

Las circunstancias son diferentes, espero: se trata de una empresa solvente, en rápido crecimiento. Voy a liderar un equipo de 15 personas que seguramente se doble a final de año.

Mi objetivo este año es estar a la altura del reto, para poder desarrollar mi carrera durante cinco o diez años. A ver si en esta ocasión me dura el trabajo algo más. ¡Deseadme suerte! 😁

También quiero hacer alguna edición más del curso de escalabilidad, según demanda. Puedes apuntarte a la lista de correo para expresar interés.

Comunidad

En el terreno de la comunidad hay bastante que hacer.

Charlas

Me gustaría seguir dando charlas sobre asuntos que me interesen. Creo que es la mejor forma de aprender en profundidad sobre un tema, y os recomiendo encarecidamente que lo intentéis. Como leí una vez en algún sitio:

No das charlas porque sepas mucho de algo. Aprendes mucho de algo dando charlas.

Eventos online

La verdad es que me pica el gusanillo de organizar algún evento. Pero el formato online es sumamente aburrido. Ignoro si la Tarugoconf ha conseguido saltar la barrera online manteniendo la calidad, aunque la verdad es que un programa de TV de seis horas no me termina de apetecer.

Si la pandemia lo permite, me gustaría organizar algún tipo de evento de un día para vernos las caras con gente del mundillo. ¿Os apuntáis?

Pinchito, cerdo machista

Finalmente, me ha llegado por varios sitios que muchas personas de la comunidad de desarrollo me consideran un machista misógino redomado, sin duda con toda la razón. Para los que os habéis perdido todo el drama, al parecer durante este año se han hecho unas cuantas acusaciones de mi pésimo comportamiento machista en el pasado, aunque como me han llegado por terceras partes no tengo demasiados detalles.

(El título es un vano intento por equipararme con el gran Feynman. La situación no tiene por supuesto nada que ver.)

Ofrezco como redención (nunca como excusa) la posibilidad de que yo sea simplemente un ser humano imperfecto, como todos. Mi mejor jefe ha sido una mujer: la gran Noelia Amoedo, que lidera con éxito mediasmart.io. En 20+ años he tenido numerosas compañeras a las que siempre he visto igual de capaces que mis compañeros hombres. Algunos de mis referentes técnicos más importantes son mujeres, como Grace Hopper o Charity Majors. Paso los veranos acompañado de ocho mujeres, y creo que la igualdad entre sexos debe ser un objetivo principal de cualquier sociedad civilizada. En resumen, y como dicen en las películas americanas, “muchos de mis mejores amigos son mujeres”.

Sólo puedo elucubrar sobre mis pecados machistas. Es muy posible que haya cometido errores tanto con hombres como con mujeres, pero también es muy probable que haya creado un clima hostil para algunas compañeras y miembros femeninos de la comunidad. En este momento no estoy implicado en comunidades a las que pueda dañar con mi reputación. Lo único que puedo hacer es pedir perdón por cualquier comentario o actuación desafortunados, y prometer que intentaré mejorar en lo que pueda, que no sé si es mucho. Se admiten sugerencias.

Personal

Vamos a terminar en el terreno más íntimo.

Quiero seguir dibujando con mi profesor Arturo Martín Burgos, actividad que me llena de satisfacción. Puedes ver al principio del artículo un ejemplo reciente.

También estoy explorando opciones para vivir fuera de Madrid, como están haciendo muchos trabajadores remotos. La pandemia ha servido de fuerza centrífuga, cosa que está muy bien en este país vaciado. Al menos nos gustaría enterarnos de qué hay por ahí. ¡Seguiremos informando!

Conclusiones

Pues ahí están mis siete objetivos para este 2021. ¿Cuántos cumpliré, y cuántos no? ¡Nos vemos en 2022 para contrastarlos!

Agradecimientos

Quiero dar las gracias a David Bonilla por animarme a escribir este artículo con su última Bonilista.

Publicado el 2021-01-01, modificado el 2021-01-04. ¿Comentarios, sugerencias?

Back to the index.